El prestamista nos sitúa en el Nueva York de los años cincuenta, una ciudad en ebullición, pero opresiva y dura...