No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Cine/TV

Yesterday – She loves you 

¿Qué puede sentir alguien que escucha por primera vez Yesterday, In My Life o The Long and Winding Road? Tengo 44 años y por tanto nací en una época en la que The Beatles se daban por sentado. En la que son tan parte del mundo como el canto de un pájaro. El cartel de la película Yesterday sitúa su premisa en un lugar en el que “todo el mundo se ha olvidado de los Beatles”.

Discos

George Ezra, “Staying at Tamara’s” (Columbia 2018) 

Atención, Barceloneses, soy consciente de los problemas que ha traído consigo la turistificación excesiva de la ciudad, por no hablar de que no estáis solos a la hora de denunciar la inevitable relación entre el boom del alquiler vacacional y la gentrificación que amenaza con arrasar la solera de algunos de los barrios más entrañables. Pero esa ola también puede traernos a alguien tan agradecido como George Ezra, quien después de haber incluido el nombre de la capital catalana en el título de uno de los temas de su debut (el tercer disco más vendido en el Reino Unido en 2015), decidió huir del agobio post-gira y del atasco creativo dejándose las perras vía Airbnb para quedarse durante un mes en la habitación de sobra que una señora llamada Tamara tenía en esa ciudad.

Discos

FKA Twigs, LP1 (Young Turks 2014) 

Que no le dieran el Mercury Prize a este debut de FKA Twigs ha sido uno de los fiascos del año. Todos los pronósticos apuntaban a ella, y el hecho de que finalmente los ganadores fueran unos desconocidos Young Fathers hace pensar que el jurado quiso pasarse de hipster y escoger lo contrario de lo que se esperaba de ellos (aunque a pocos le importe, no puedo callarme que yo habría estado encantado de la vida si el premio hubiese recaído en Nick Mulvey).

Discos

Jessie Ware, “Tough Love” (Island Records, 2014) 

En un mundo lleno de estrellas femeninas artificiales, de esas que se preocupan más de enseñar muslos y montar algún escándalo que otro, encontrarse con una cantante como Jessie Ware es todo un lujo. La británica sólo necesita su voz y sus composiciones para ocupar los primeros puestos de la listas de ventas de su país y conseguir que la crítica de medio mundo se rinda ante ella. No es para menos, porque su álbum de debut era una pequeña joya llena de canciones con clase y elegancia. En su continuación sigue por el mismo camino, aunque hay algún acercamiento al pop más comercial.