El pedigrí de la balada está por los suelos. La culpa puede partir de la sobreexposición a tanta balada ñoña como circula por la radio comercial, o de todas esas composiciones ralentizadas y suavizadas a la fuerza que solo existen para dar algo de respiro al repertorio de artistas cuyo estado natural es mucho más acelerado.