En su ya famosa y polémica crítica de las películas de Marvel Studios, Martin Scorsese las describe como parques de atracciones, incapaces de expresar verdaderos sentimientos o de sorprendernos, conmovernos, desafiarnos.