Hasta ahora, cuando hablábamos de grupos rusos que tiraban de paisajes sintéticos para crear sus canciones, lo hacíamos desde una perspectiva oscura y muy cercana al post-punk.