Hay tres momentos insoportablemente bonitos en Desconocidos (2023) de Andrew Haigh. El primero de ellos ocurre tras el planteamiento de la historia...