El escenario va siendo un lugar bastante común en las historias que nos encontramos en la música contemporánea: la soledad de un cuarto tan solo iluminado por la pantalla de un ordenador en el que brillan las diferentes aplicaciones que sostienen un estudio casero.