El prolífico Marcos Gendre vuelve a la carga. Tras desmenuzarnos los pormenores de un disco tan clásico como el White Album de los Beatles ahora nos demuestra que se mueve con igual soltura con un grupo diametralmente opuesto, en las antípodas de los cuatro de Liverpool: los Dead Kennedys.