Cada vez que nuestra querida Dirty Works anuncia un libro de relatos hay que «parar las rotativas». Los antecedentes hablan por sí mismos. Además, quien se suma a la tradición cuentista con este Dar la cara es nada más y nada menos que el gran Larry Brown.