Si debe haber una diferencia entre el cine independiente y el de los grandes estudios es su voluntad de riesgo. La francesa Custodia compartida es una película tan incómoda como digna de aplauso por su compromiso con la realidad.