¿Es esto una novela? ¿Un ensayo disfrazado de literatura? ¿O más bien una colección de reflexiones y anécdotas de nuestro sinpar, querido y añorado Kurt Vonnegut a los que se le han añadido un puñado de relatos/fragmentos con su álter ego Kilgore Trout como hilo conductor —léase también excusa—? O ni siquiera eso, ¿son simplemente una serie de esbozos que quedaron por conjuntar en un cajón? No creo poder resolver la duda, pero si tengo una respuesta válida —al menos para mí—. ¿A quién diablos le importa? Es un Vonnegut, ¡diablos! Otro regalo de un escritor único e indispensable, cortesía, de nuevo, de Malpaso.