Algunas obras literarias te dejan mal cuerpo. Una sensación inquietante, amenazadora, un poso sombrío y turbador. Cierras el libro y...