El sello Acid Jazz, que tanto tuvo que aportar durante los 90 en la breve fiebre del estilo con el que comparte nombre, está celebrando su 30 aniversario, y si bien no podemos decir que vayan a poder igualar la relevancia alcanzada en sus días de gloria, sí que están ayudando a mantener vivos algunos de sus sonidos emblemáticos, en muchas ocasiones generados por los mismos protagonistas, ahora simplemente un poco más envejecidos.