Hay artistas que, a pesar de no contar con la repercusión necesaria para que se música se convierta en algo más que una afición, siguen dando el callo año tras año. Es el caso de Connections, una banda de Ohio que cuenta con una extensa discografía que abarca más de una década.