A finales de los ochenta y principio de los noventa, la palabra “alternativo” significaba que estábamos ante algo fresco que, no necesariamente era sinónimo de calidad, pero sí que al menos se salía de la corriente principal. Tres décadas después, sirve para saber cuando tienes que huir si no quieres encontrarte con una música absolutamente anodina.