No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Cine/TV

Russian Doll – Atrapada en la juerga 

El mecanismo agumental de un clásico reciente de la comedia como Atrapado en el tiempo (Harold Ramis, 1993), en el que el héroe del relato –Bill Murray– debe revivir constantemente la misma jornada, intentando escapar de un bucle temporal generando pequeñas variaciones, ha sido utilizado felizmente por varias películas en los últimos años. Como si el esfuerzo inútil a lo Sísifo se hubiese convertido en la mejor manera de expresar nuestras preocupaciones actuales.

Cine/TV

Barry – Temporada 2 – Realidad y ficción 

Todos somos idiotas. Esa es la premisa básica de Barry, serie creada por Bill Hader y Alec Berg para HBO y que opta a ser la mejor comedia en los premios Emmy. En su segunda temporada esta serie de humor negro tiene muy claro lo que quiere contar y en qué registro. El primer episodio es una buena muestra de ello. El guión plantea chiste tras chiste, sin pausas. Hay situaciones que son directamente humorísticas, como el relato en off del mafioso NoHo Hank -interpretado por Anthony Carrigan, nominado al Emmy- pero es que en las escenas dramáticas, como cuando Gene Cosineau -el también nominado Henry Winkler– lamenta la muerte de su pareja ¡También hay chistes!

Cine/TV

Los días que vendrán – La fuerza de lo real 

Ambiciosa y poderosa, Los días que vendrán es una película única. Su tema no es precisamente nuevo: habla de los cambios que conlleva la paternidad, ese salto siempre abrupto de la irresponsabilidad juvenil a la vida verdaderamente adulta que significa crear vida y tenerla a tu cargo. Lo que hace esta obra diferente es que sus actores se someten realmente a ese proceso.

Cine/TV

Fleabag – Todo el mundo se siente un poco así 

El menor de los atrevimientos de la primera temporada de Fleabag es la constante ruptura de la cuarta pared. Pero también es su gran seña de identidad. Los expresivos ojos de Phoebe Waller-Bridge -actriz protagonista y autora del texto de cada episodio- y su inabarcable sonrisa irónica convierten cada plano de la serie en algo completamente diferente a todo lo demás. No es que haya inventado nada -sin ir más lejos, los personajes de The Office también miran a cámara, por no mencionar la perorata constante de Deadpool– pero el continuo diálogo de la protagonista con el espectador establece una intimidad adictiva y una irreverencia que solo puedo comparar con los mejores episodios de Buggs Bunny. La gestualidad de Waller-Bridge es tan importante como los guiones ingeniosos y precisos que también firma ella.

Cine/TV

Fuga en Dannemora – Evasión o derrota 

Creada y escrita por Brett Johnson y Michael Tolkin, basada en hechos reales, Fuga en Dannemora es la historia de dos presidiaros, encerrados en la cárcel del título, y de su relación con una funcionaria de prisiones, que dirige un taller de confección dentro de dicho centro penitenciario. Dirigida por Ben StillerBocados de realidad (1994), Zoolander (2001)- el conocido actor, al que relacionamos sobre todo con la comedia, sorprende aquí con un registro sórdido, descarnado y pesimista. Con ello ha conseguido una nominación al Emmy, que se justifica por una efectiva puesta en escena.

Cine/TV

Bodyguard – No confíes en nadie 

La mayor virtud de Bodyguard es su extraordinaria voluntad de mantener al espectador en una tensión continua durante sus seis episodios. La ficción disponible en Netflix parece seguir la estela de un thriller político de inmenso éxito, como fue Homeland -con la que tiene puntos en común- que se aprovecha de ese gran miedo que atenaza a la sociedad occidental -Estados Unidos y Reino Unido- como es el terrorismo. Ambas series, además, llegan a idénticas conclusiones: el terrorismo, el mal, no existe como un agente exterior, sino que es el reflejo de nuestras propias debilidades, defectos y errores.

Cine/TV

Midsommar – El árbol de la vida 

Hay dos formas de afrontar Midsommar, que en realidad son las mismas que ante cualquier otra película. O ante cualquier experiencia de vida. Puedes dejarte llevar o mirar desde fuera con escepticismo. De hecho, ese es el conflicto inicial de los protagonistas de la película, cuatro jóvenes estadounidenses que deciden participar en una festividad folclórica de una pequeña comunidad sueca.