Charlie Boyer tenía un sueño: conjuntar sus maneras vocales y melódicas a lo Tom Verlaine (algo que, lejos de ocultar, parece querer evidenciar de manera conciente en cada una de sus interpretaciones) con una base instrumental que invocase la psicodelia proto-punk de The Velvet Underground.