Si sois de los que aborrecéis las hipérboles, los superlativos, y las sentencias “más grandes que la vida”, mejor no...