«El trabajo dignifica al hombre»… esa debe ser una de las mentiras más gordas jamás escritas y/o contadas, al menos...