Afortunadamente en este país todavía queda gente inquieta y con ganas de complicarse (más o menos) la vida, realizando festivales...