Por fortuna, el duro trago de asumir que Tulsa (o lo que es lo mismo, Miren Iza) dejaba la música indefinidamente para buscar nuevos caminos, solo nos duró un par de años. Era de esperar, pues la cabra tira para el monte, y si ésta rebosa de creatividad, más todavía.