Bumblebee es la primera película en imagen ‘real’ de Travis Knight, director de la magnífica Kubo y las dos cuerdas mágicas (2016) de los estudios Laika. Aquí consigue un film simpático, pero que no permite descubrir señas de una mirada autoral. La tarea es complicada en un producto como este: precuela y spin-off de la mastodóntica franquicia de Transformers, era difícil encontrar aquí una voz personal. En toda la saga dirigida por Michael Bay, creo que apenas hay unos 40 minutos con alma, el resto son espectaculares batallas entre robots gigantes, set pieces que son la mayor virtud de Bay.