Coger el mando de la tele y ojear la parrilla de las cadenas españolas suele ser la forma más directa...