Graham Parker es como esos corredores de fondo que siempre quedan segundos pero no pierden la sonrisa, y se preparan para la siguiente carrera. Ya no corren para ganar sino por el mero placer de hacerlo (de poder seguir haciéndolo).