Aviso que no encontraréis aquí una mala palabra sobre Sasha Baron Cohen y Borat. Su fórmula para hacer películas -o televisión, recordemos Who is America?- mezclando ficción y bromas de cámara oculta para fabricar momentos delirantes que al mismo tiempo son una radiografía política y social.