Es imposible al acercarnos al debut de Yann Demage no acordarnos de “Bloody Sunday“, la película que supuso el descubrimiento de Paul Greengrass para el gran público.