Aunque algunos insistan en que el cine de superhéroes está agotado -basándose simplemente en su experiencia individual-, lo cierto es que las aventuras de personajes salidos del infinito repertorio de Marvel y DC Comics siguen teniendo tirón. De hecho, estas películas son un éxito casi asegurado, en un momento de incertidumbre y poco afluencia a las salas de cine. Por suerte, Black Adam no está nada mal.