Be Your Own Pet fue una de las bandas culpables de que el rock corrosivo y potente resurgiera en la primera década de este siglo. El grupo de Nashville comenzó su carrera a mediados de los noventa, cuando todavía no habían cumplido la mayoría de edad, pero hasta unos años después de no editaron su primer single.