En sus películas más emblemáticas -Repulsión (1965), La semilla del diablo (1968), El quimérico inquilino (1968)- Roman Polanski plantea siempre...