Barbarian es primero una película de terror epidérmica, compuesta de set pieces que nos muestran las típicas escenas de tensión ante una posible amenaza; el descubrimiento de lugares misteriosos; la oscuridad que oculta lo desconocido; la revelación de horrores terribles del pasado; además de persecuciones terroríficas. Pero también es una película que explora otros miedos más reales, más presentes en el día a día, como el de la clase media/alta al rencor social en un barrio desfavorecido -en este caso, Detroit-; el miedo al racismo; el temor a una debacle del sistema (capitalista) que nos convierta en habitantes de una ciudad fantasma.