Las separaciones de los grupos suelen ser una mala noticia, pero hay veces en las que de esa ruptura salen cosas realmente interesantes. Eso es lo que ha pasado con los componentes de The Walkmen, que tras disolver la banda el año pasado, se han ido corriendo al estudio y se han puesto a grabar discos como locos. El primero fue Walter Martin, que hace poco sacó un álbum de música infantil en el que han colaborado Karen O de Yeah Yeah Yeahs y miembros de The National. Tras él, el siguiente en mover ficha ha sido Hamilton Leithauser, que también se ha rodeado de componentes de otras bandas para dar vida a “Black Hours”, su álbum de debut. Por él han pasado gente de Fleet Foxes, Vampire Weekend, The Shins, e incluso alguno de sus antiguos compañeros. Entre esos compañeros no está Peter Matthew Bauer, que es el único que queda por sacar disco y que ya nos ha dejado algún adelanto jugoso.