Hoy en día, los discos de versiones, tienen muy poco sentido. Lo que antes servía para rendir homenaje a tus artistas favoritos, o para enseñar al mundo tus canciones fetiche desde tu punto de vista, ha dejado de interesar al público más joven, que no tiene ningún interés en echar la vista atrás.