Los trayectos vitales de Fránçois Merry explican mucho sobre el tipo de artista que es hoy en día: nacido en Francia, desarrollado como músico de pop en Bristol (donde reclutó a sus primeros Atlas Mountains) y recientemente establecido en Bruselas, capital histórica del sueño Europeo y epicentro de algunas de las pesadillas sociales y políticas más inquietantes de los últimos años. No es de extrañar que Solide Mirage, quinto disco que publica con su proyecto, y tercero publicado con la todopoderosa del indie Domino