Todo fue idea de Marcela San Martín, programadora de Son EG (y 30 años en la sala El Sol), y una de las impulsoras de MIM (Mujeres de la Industria Musical), buena conocedora de simbiosis, de buenas combinaciones, pensó en unir a dos grandes de la música española como Antonio Arias (Lagartija Nick) y a Fernando Alfaro (Surfin’ Bichos, Chucho). Dos artistas que nunca antes habían colaborado. Pero con historias potentes, con carreras musicales sólidas, casi de estandartes, de clásicos del rock o del compositor con madera de roble.