Segundas partes no suelen ser buenas… Excepto si nos la propone una editorial tan infalible como Impedimenta. Y es que...