Aún en plena canícula, uno se ha reservado una lectura especialmente ilusionante. Porque hoy, cortesía de Nórdica, tengo el placer…