En la sobresaliente Ex Machina (2014), Alex Garland -guionista de 28 días después (2002)- proponía una actualización del mito de Frankenstein que nos habla de hombres creando vida -femenina- en nuestra era de robótica e inteligencia artificial. Tras este fantástico debut, la siguiente película de Garland era muy esperada. El estreno en Netflix de Aniquilación arrojaba algunas dudas, pero tras su visionado se puede decir que estamos ante otra obra sólida, ambiciosa y visualmente impactante.