En la que para mí es la secuencia más ingeniosa de Nora, estupenda película dirigida por Lara Izaguirre -Un otoño sin Berlín (2015)-, la protagonista, interpretada por Ane Pikaza, conduce torpemente su viejo coche cuando sufre un pinchazo y se detiene en una gasolinera. La empleada (Itziar Ituño) le pregunta que si necesita ayuda y Nora responde que sí, pero en realidad quiere decir que necesita ayuda con respecto a su vida.