Amen Dunes cuenta con una extensa discografía, y graba para Sacred Bones, uno de esos sellos “indies” que siempre son un valor seguro. Aun Así, no ha sido hasta este 2018 cuando ha terminado de despegar. La culpa la tiene “Freedom”, el que es su quinto trabajo. Y es que, el proyecto del neoyorquino Damon McMahon, resulta un tanto curioso dentro de su mismo sello, que suele tirar de artistas más experimentales. Algo que no tiene nada que ver con su música, la cual, es bastante asequible y para todo tipo de públicos. De hecho, recuerda un poco a los primeros The Verve, algo a los geniales Majical Cloudz, y mucho a unos grandes como The The. Con estas influencias, es raro que no funcione.