No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Discos

Alpaca Sports, “When You Need Me the Most” (Elefant, 2015) 

Parece mentira, pero ya han pasado casi cuatro años, desde el invierno de 2011 –con esa joya que nos hizo descubrirlos llamada Just for Fun–, que el indiepop de la banda que lidera el simpático geniecillo sueco Andreas Jonsson se ha convertido en una compañía habitual en nuestras vidas, poppies ansiosos por encontrar ese artista/banda cuyas canciones nos sean inmediatamente reconocibles. Familiares y reconfortantes. Amigos de tres minutos. Tras su indispensable Sealed with a Kiss, álbum de debut que más bien era un recopilatorio de sus fenomenales singles más un puñado de temas nuevos, ahora regresan con un mini-lp 10” de seis canciones –siete en la versión CD que publica Luxury, con una versión de My Favourite Girlfriend de La Casa Azul–, y que supone su primer lanzamiento con Elefant –era cuestión de tiempo que cruzaran sus caminos, ¿no?, están hechos el uno para el otro–. ¿Lo repasamos?

Discos

Cristina Quesada, “You Are the One” (Elefant, 2015) 

Cristina Quesada, la chica del ukelele, nos ofrece en su primer disco You Are the One, publicado por Elefant, toda una clase de idiomas –inglés, castellano, francés, italiano, portugués y japonés, ahí es nada– y una lección acerca de la amplitud de miras, sin prejuicio alguno, que puede llegar a ofrecernos el pop. El cielo es el límite para esta jovencísima y encantadora artista canaria.

Conciertos

Indietracks 2014. Tres días de trenes e indiepop 

Todo el mundo nos había hablado maravillas de Indietracks. Un lugar singular. Una atmósfera relajada, amigable. Una auténtica pléyade del mejor indiepop de ayer y de hoy, comprimida en un recinto tan singular como cómodo y manejable. En definitiva, un festival único. ¿Sería verdad? Esta es la crónica de nuestro periplo, personal y subjetivo claro está, por la séptima de edición de Indietracks. Tres días de trenes e indiepop. Tened cerca lápiz y papel —o su versión electrónica para los menos románticos—, porque el bombardeo de nombres probablemente desconocidos va a ser constante.