Hasta ahora, Alicia Walter había sido la cara visible de Oshwa, una eclética banda de la escena indie-rock de Chicago a la que no le ha ido mal del todo. Pero la artista norteamericana ha decidido que ya iba siendo hora de emprender su carrera en solitario.