El inquietante Samuel proclama: “Acuéstate, todo parece detenerse; acuéstate y quédate quieto.” Y Pere, obediente, recibe a su público estirado...