Basada en hechos reales, Salyut-7 es la nada despreciable respuesta rusa a películas como Apollo 13 (Ron Howard, 1995) o la más reciente Gravity (Alfonso Cuarón, 2013).