Lo más atractivo de Have a Nice Day es su divertida trama criminal de corte tarantiniano -al menos el de los inicios, sobre todo el de Pulp Fiction (1994)- clara influencia en esta película del animador chino Liu Jian: incluso “roba” el famoso plano subjetivo del maletero.