Lo de Alanis Morissette en los noventa fue uno de esos casos que ocurren muy pocas veces en el mundo de la música. El éxito que la artista canadiense obtuvo con su “Jagged Little Pill”, fue algo desmesurado, y sobrepaso todas las expectativas.