Por fin, un golpe maestro del bate del cumpleañero ha hecho que la piñata rompa en pedazos. De ella brotan...