Synchronic – El sentido del tiempo

Synchronic, es la esperada nueva película de una pareja de directores de culto, Justin Benson y Aaron Moorhead

Justin Benson y Aaron Moorhead firman la que puede ser su mejor película en Synchronic, tras un puñado de obras muy interesantes como Resolution (2012), Spring (2014) y The Endless (2017), siempre dentro de las coordenadas de la ciencia ficción lowcost.

Aquí, los dos directores consiguen su obra más redonda, con un acabado más pulido, que les permite proponer una puesta en escena más sofisticada -el agobiante plano secuencia de la llegada de los paramédicos a la primera llamada de emergencia- y sobre todo evitan las interpretaciones amateur -ellos mismos protagonizaron The Endless en un ejercicio de metaficción- que lastraban la credibilidad y el alcance de sus propuestas anteriores.

Aquí, Benson y Moorhead apuestan por alcanzar una mayor repercusión contando con actores reconocidos como Anthony Mackie -popular como El Halcón de los Vengadores de Marvel- y Jamie Dorman -nada menos que Christian Grey-. Esta ‘concesión’ es realizada sin renunciar a las características autorales de las obras anteriores.

En Synchronic, Steve y Dennis son dos técnicos de urgencias que en sus rondas nocturnas se encuentran con extraños incidentes inexplicables. Como siempre en la obra de Benson y Moorhead, la incógnita sobre lo que ocurre es en gran medida el motor del argumento, que aquí desarrolla una trama interesante que le da la vuelta a un concepto clásico de la ciencia ficción. Con un uso muy inteligente de los efectos especiales, los dos directores consiguen imágenes de cine fantástico muy potentes, que disparan la imaginación. Y en el corazón de la trama, como es habitual en su filmografía, una amistad masculina enfrentada a las inseguridades y debilidades masculinas: la paternidad, las relaciones de pareja, la soledad y hasta el sentido de la existencia. Synchronic es absorbente, inteligente y tiene momentos estupendos y emocionantes que llevan al espectador hacia terrenos también habituales en la obra de Moorhead y Benson, los de esa ciencia ficción que se atreve a indagar en lo trascendental.