7.9
Score

Final Verdict

Superchunk entregan un nuevo álbum lleno de colaboraciones en el que sale a relucir su faceta más pop. Y la verdad es que les funciona de maravilla.

Superchunk llevan más de treinta años con una dualidad que les funciona a la perfección. La banda de Carolina del Norte va intercalando discos crudos de indie-rock con otros trabajos que reflejan su alma más pop. Y así se han hecho con una discografía sin apenas fisuras que es la envidia de muchas de las bandas (de las que siguen vivas) que empezaron con ellos hace ya tres décadas. Su anterior trabajo era una apisonadora sonora y guitarrera en el que reflejaban todo ese cabreo que tenían por la elección de Trump y por el mundo que les había tocado vivir, así que ahora tocaba bajar el nivel de distorsión y acercarse a su faceta más melódica. Aunque eso sí, aunque Trump se haya ido a su casa, el mundo sigue siendo una mierda. Y eso se refleja en su nuevo trabajo, aunque lo hace de una forma más optimista.

Una de las novedades de ‘Wild Loneliness’ es la cantidad de colaboraciones que tiene. Superchunk no suele ser una banda que se preste mucho a colaborar con otros artistas, pero como tuvieron que grabar el disco por separado por la pandemia, vieron una oportunidad de oro para llamar a unos cuantos amigos. Y vaya amigos, porque por aquí pasan Mike Mills de R.E.M.Sharon Van EttenFranklin Bruno y Tracyanne Campbell de Camera Obscura, o Norman Blake y Raymond McGinley de Teenage Fanclub. Lo que da un toque de frescura a este álbum. Porque esta “intrusión” hace que nos encontremos con joyas como “Endless Summer”, donde los dos Teenage Fanclub ponen los coros a una perfecta canción de power-pop. O esa estupenda “On The Floor”, que tiene al exmiembro de R.E.M. a la segunda voz. Además de “This Night” y sus preciosas cuerdas obra de Owen Pallett.

Se podría decir que estamos ante un disco de hits de Superchunk. Prácticamente no sobra ninguna canción, y todas ellas son de las que se quedan al instante en la cabeza. Y es que, eso de cambiar la rudeza de las guitarras por otros ingredientes, funciona de maravilla. Ahí está “Highly Suspect”, donde se sacan de la manga unas trompetas que son una delicia. Y qué podemos decir del estupendo tema titular, en el que se desmarcan con el saxo de Andy Stack (Wye Oak). Además, del toque épico que le da voz de Sharon Van Etten a “If You’re Not Dark”, el corte que cierra el álbum. Pero ojo, que tampoco necesitan salir de su sonido de siempre para dejarnos canciones notables. Ahí están “Refracting” y “Connection” para demostrarlo.