Stormy Mondays, “Nebraska” (Electric Satellite, 2020)

La banda asturiana se atreve con una de las grandes de obras de Springsteen.

Igual que George Mallory justificó su afán de intentar coronar el Everest por vez primera con la célebre frase “porque está ahí”, los asturianos Stormy Mondays han decidido hincarle el diente a uno de los picos más altos y seductores de la música moderna: electrificar el “Nebraska” de Springsteen. Ya su propio autor desistió de hacerlo tras numerosos intentos y al comprobar que ninguna de las grabaciones con banda en el estudio conseguía superar o siquiera igualar el encanto misterioso de la maqueta original. Como casi todos saben, finalmente esa grabación casera, grabada a solas en un cuatro pistas, fue publicada oficialmente y se convirtió en el disco lo-fi más célebre de la historia, y en una de las obras de culto del Boss. 

No hay que temer por la suerte de Stormy Mondays. Al contrario que Mallory, la banda ha sobrevivido al intento. El digno resultado es una versión multicolor de una obra cuyo blanco y negro granulado parecía hasta ahora intocable. En honor a la verdad, ya Springsteen había desvelado en muchos de sus directos cómo podrían sonar muchas de esas canciones con los añadidos de la E Street Band, y aunque los Stormy Mondays afirman haber intentado abstraerse de esos arreglos, alguno de ellos se deja notar en sus interpretaciones (sobre todo en la popular ‘Atlantic City’). Pero el caso es que nunca habíamos podido escuchar una visión completa de un “Nebraska” electrificado, y es de agradecer que el reto finalmente lo haya asumido una banda tan solvente como la asturiana (que, por cierto, ya llegó a compartir escenario con Springsteen en New Jersey, nada menos).

Hay mimo, devoción y saber hacer en cada surco de este trabajo, con una banda siendo fiel a sí misma y al mismo tiempo mostrando el respeto adecuado a la excelente colección de canciones que Springsteen registró a comienzos de los 80. La configuración de la banda (ampliada con un puñado de músicos adicionales) no difiere mucho de la que podría haber aplicado la E Street Band, aunque curiosamente algunas aproximaciones más folkies (‘Used Cars’) servirían tanto para una banda tradicional asturiana como para una formación country de la América profunda. A destacar el poderío de los arreglos de metales, especialmente notables en ‘Open All Night’.  En cualquiera de los casos, ni siquiera en las reinvenciones más atrevidas, los arreglos pecan de pasarse de listos o de alejarse un ápice del “universo Springsteen”. Si acaso, por la manera de tocar de Stormy Mondays y por el estilo vocal de Jorge Otero, más bien parece como si “Nebraska” hubiera sido compuesto hoy en día por una banda sureña contemporánea, como los Drive-by Truckers (o por los propios Stormy Mondays, por supuesto).

Aunque abundan los medios tiempos, sorprende que la banda haya sabido reconocer el espíritu rockero que había escondido en aquellas lúgubres grabaciones, regalándonos en este disco más de un momento de euforia rockera. Enhorabuena, chicos, habéis coronado la montaña. Ahora, a por otra, que ya va tocando disco nuevo de temas propios.

Reseña Panorama
Puntuación