Smokescreens, ‘A Strange Dream’ (Slumberland, 2020)

Tercer trabajo de la banda de Los Ángeles

No hay mejor chute de energía y optimismo para una banda que el que da el hecho de que uno de tus grandes ídolos se interesa por tu trabajo. Eso es lo que le ha pasado a Smokescreens, una banda de Los Ángeles que, tras la pequeña repercusión de su segundo álbum, vio como DaviKilgourlíder de The Clean, elogiaba su música. Pero la cosa no se quedó en un simple piropo, el artista neozelandés termino viajando a California para producir el nuevo trabajo de los estadounidenses. Y claro, eso se nota en el resultado, el cual no puede ser mejor. 

Smokescreens nunca han escondido sus influencias, y en este ‘Strange Dream’ siguen sin hacerlo. El indie-pop neozelandés de los ochenta, The Velvet Underground The Go-Betweens continúan siendo su punto de referencia. Eso sí, hay una pequeña diferencia respecto a sus anteriores trabajos. Y es que, han decidido rebajar el nivel de suciedad de sus guitarras, y dar más claridad a sus canciones. Todo un acierto, porque estos temas ahora suenan vigorosos y llenos de esplendor. Canciones que funcionan de maravilla sin necesidad de adornos exagerados, o ruido innecesario, y que le dan al grupo una frescura con la que no contaban antes.  

Ya desde el primer corte del álbum, el magnífico “Fork in the Road”, se puede apreciar que manejan ese pop de raíces neozelandesas de maravilla. Porque, por mucho que hayamos escuchado esa combinación de guitarras eléctricas y acústicas, con un teclado y con una base rítmica urgente, si se hace bien, sigue funcionando. Y estos tres chicos son unos expertos en esto, como bien demuestran a lo largo del disco, y en temas tan sobresalientes como “Streets of Despair” -ojo con está, que la sombra de Grant y Robert también planea sobre ella-, “Want to Know”, o “Pick The Cats Eyes Out”.  

Una de las cosas buenas que tienen Smokescreens, es su variedad en cuanto a gustos, y la facilidad con la que cambian de década musical. Solo hay que escuchar esa pequeña maravilla llamada “Working Title”, en la que se acercan sin tapujos a los mejores The Byrds y dan con el gran himno del disco. O esa brillante y luminosa “On and On”, donde no pueden negar la influencia de los R.E.M. de IRS. Aunque claro, nada como ese estupendo “homenaje” a la Velvet llamado “I Love Only You” con el que cierran el disco. Toda una joya. 

Reseña Panorama
Puntuación